BBVA, Santander y Sabadell, los más beneficiados por la caída de provisiones.

Las perspectivas para el sector bancario europeo han mejorado en los últimos meses y eso se traducirá en una caída de dotaciones extraordinarias por parte de las entidades.

Así lo anticipan los analistas de Autonomous, que en un informe sitúan a Santander, BBVA y Sabadell entre los diez bancos del Viejo Continente que más se beneficiarían de una potencial reducción de las dotaciones.

El cambio de escenario macroeconómico, en el que se prevé una tendencia al alza de la inflación, ha llevado a la casa de análisis a replantearse su valoración del sector bancario. Han mejorado las previsiones de crecimiento y, por ello, también las perspectivas sobre la evolución de la calidad crediticia de familias y empresas, lo que derivará en una reducción del esfuerzo provisionador de los bancos en 2021 y 2022, según sus cálculos.

Las estimaciones elaboradas por Autonomous cifraban el pasado verano en 226 puntos básicos de capital el esfuerzo medio en provisiones que los bancos deberían llevar a cabo en el trienio 2020-2022. Actualmente, a la luz de las nuevas previsiones macroeconómicas, este importe se ha reducido a 191 puntos básicos. Y eso teniendo en cuenta que las proyecciones de Autonomous son de las menos optimistas, ya que la bajada es todavía más acentuada si se compara el escenario central de provisiones publicado por el Banco Central Europeo (BCE) tras su examen de vulnerabilidad al sector (200 puntos básicos) con los importes que deberían dotar las entidades según el consenso de analistas recogido por los autores en el informe (138).

«¿Pueden sorprender positivamente las provisiones en 2021 y 2022 cuando tanto los activos problemáticos como las bancarrotas estarán al alza?», pregunta la casa de análisis, que responder que sí, gracias a la actual norma contable (IFRS9), que calcula el esfuerzo provisionador bajo un criterio de pérdida esperada.

Con este sistema, inédito en Europa en un momento de crisis, «las provisiones siempre empiezan a caer antes de que los impagos hayan alcanzado su máximo», asegura el informe, que además destaca que, a lo largo de 2020 y lo que va de 2021, el sector ha destinado ya 33 puntos básicos de capital a dotaciones anticipadas no asignadas, que podrían reclasificarse en el futuro, de ser necesario, y que permiten a los bancos contar con un colchón adicional para lo que queda de ciclo recesivo.

Bancos españoles

El análisis de Autonomous anticipa una caída del 20% en las provisiones bancarias en 2022 y cómo sería su efecto en los beneficios del sector. De media, los resultados de las 34 entidades europeas sometidas a examen se elevarían un 8%, aunque los autores del documento prevén que haya una marcada dispersión entre los distintos bancos.

Santander sería uno de los bancos europeos que más vería crecer sus beneficios en caso de afrontar menores dotaciones. En concreto, ocupa el segundo escalón, solo por detrás del portugués BCP, con cerca de un 20% de mejora en sus resultados.

Otro banco español, BBVA, se sitúa quinto entre las entidades con mayor capacidad de revisar al alza sus beneficios en un entorno de menor esfuerzo provisionador. El grupo presidido por Carlos Torres elevaría alrededor de un 15% su cuenta de resultados en dicho escenario.

Sabadell es el tercer banco nacional que entra en el top 10 europeo de entidades con más margen de mejora. En el caso del grupo catalán, los beneficios se incrementarían en el entorno de un 10%.

La cuarta entidad española incluida en el análisis de Autonomous es CaixaBank, que es la única nacional que se posiciona por debajo de la media europea, con un impacto positivo de alrededor de un 5% en sus beneficios.


Fuente: Expansión.