El Ibex pasa por alto los datos de China y se centra en los de EEUU.

Los mercados no se dan llevar por el optimismo que dejan los datos de China y centran sus miradas en las cifras de inflación de EEUU. El Ibex, tras sus últimas caídas, se atasca de nuevo en los 8.500 puntos.

Los inversores se muestran más cautos a la hora de dar nuevos pasos adelante en una escalada que ha llevado a Europa y a Estados Unidos a cotizar en máximos históricos. El nivel de exigencia aumenta, y los analistas aguardan dos citas claves al más corto plazo.

Las dos tienen su origen en EEUU. Hoy se publica el dato de inflación del mes de marzo, todo un barómetro para evaluar las tensiones inflacionistas y sus efectos sobre los intereses de la deuda. Y mañana comienza la nueva temporada de presentación de resultados en Wall Street, determinante para constatar que las elevadas valoraciones actuales están justificadas en la drástica mejora de beneficios prevista para los próximos trimestres.

La relevancia que adquieren estas dos referencias resta protagonismo a los datos espectaculares conocidos esta mañana en China, y que reflejan una contundente recuperación de su economía. En términos de dólar, las exportaciones del gigante asiático se dispararon un 30,6% en marzo, mientras que las importaciones crecieron a un ritmo superior aún, un 38,1%, su mayor aumento en cuatro años. Las cifras reflejan una amplia recuperación de la demanda interna una vez disipados los efectos de la pandemia en el país donde tuvo su origen, uno de los primeros también en poner coto a los contagios.

Los datos alentadores de China sirven de soporte al mercado de commodities, pero la renta variable mantiene su foco en mayor medida en los datos de EEUU. En Asia, el Nikkei de Tokio ha subido un 0,77%, a las puertas de los 30.000 puntos. Wall Street cotiza sin apenas cambios en los futuros, en línea con la cautela predominante ayer.

Europa minimiza sus movimientos, y la indefinición se contagia a la Bolsa española, rezagada en la sesión de ayer. El Ibex, después de encadenar dos jornadas de descensos, intenta al menos consolidar los 8.500 puntos, un nivel que llegó a perder durante la sesión de ayer.

Entre los valores más alcistas sobresale Acerinox. Las referencias macro de China, el plan billonario de infraestructuras de EEUU y la mejora de valoración recibida hoy por parte de Deutsche Bank sirven de estímulos en sus acciones. La otra acerera del Ibex, ArcelorMittal, intenta secundar sus avances. SIn abandonar las empresas más ligadas a las materias primas, Repsolrecibe una nueva batería de mejoras de valoración por parte de las firmas internacionales.

La jornada mantiene activado el freno en el sector turístico, uno de los más rezagados en la sesión de ayer. IAG y Meliá repiten a la cola del Ibex, atentos a los datos de contagios y vacunación después de las dudas sobre la vacuna de AstraZeneca. IAG, además, vigila las referencias bajistas de Air France tras su ampliación de capital.

El resto de Bolsas europeas aguarda las referencias procedentes de EEUU, y mantiene la cautela predominante ayer, en zona aún de máximos históricos. A nivel local los inversores esperan novedades como la publicación del índice ZEW de expectativas económicas en Alemania.

La actualidad corporativa en Europa incluye ampliaciones de capital, avances de resultados y de previsiones. Entre los valores más destacados por sus caídas destaca Air France, penalizada en Bolsa por la ampliación de capital lanzada y por el descuento del 9% establecido respecto al cierre de ayer. Un signo más favorable presenta Just Eat Takeaway, después de publicar el incremento de pedidos durante el primer trimestre. Los avances se repiten en Hays. La empresa de servicios de empleo convence al mercado con sus previsiones de resultados.

Las empresas más ligadas a las materias primas encuentran sustento en los datos alentadores sobre la demanda en China. El precio del petróleo tata de frenar la corrección de jornadas anteriores. El barril de Brent se refuerza en los 63 dólares, y el West Texas, de referencia en EEUU, recupera por momentos la barrera de los 60 dólares.

El petróleo ha contribuido a contener en las últimas jornadas las tensiones inflacionistas latentes en los mercados. La minitregua persiste, aunque los intereses de la deuda de Estados Unidos repuntan ligeramente respecto al inicio de la semana, al roza de nuevo el umbral del 1,70%, cerca de sus máximos de más de un año, en 1,77%. En Europa, el interés del bund alemán reduce las tasas negativas por debajo del -0,30%, y la rentabilidad del bono español roza el +0,40%.

A la espera de los datos de inflación de EEUU, en el mercado de divisas el dólar pone freno a su reciente corrección. El euro cotiza al filo del nivel de los 1,19 dólares, mientras que la libra se aferra a los 1,37 dólares.

Para encontrar a la divisa más reforzada en las últimas horas hay que trasladarse al mercado de criptomonedas. El bitcoin cotiza al filo de romper sus récords históricos, al superar por momentos los 61.000 dólares. El oro, por su parte, amplía su repliegue desde los 1.750 hacia los 1.725 dólares la onza.


Fuente: Expansión.