El Ibex renueva sus subidas antes de la Fed

Las horas previas a la Fed imponen la cautela en los mercados financieros, mientras que el Ibex saca partido al impulso que reciben las empresas de renovables para reanudar sus avances.

La convicción tan firme en el mercado sobre la paciencia casi extrema que mantendrá la Reserva Federal antes de iniciar el repliegue en sus estímulos financieros debe corroborarse esta tarde. La reunión de dos días de la Fed finalizará con los mercados europeos cerrados. Los últimos acontecimientos apuntan a que a pesar de las subidas históricas de la inflación (al 5% en mayo) la institución presidida por Jerome Powell seguirá firme en su idea de que las tensiones inflacionistas son temporales, por lo que aplazará de nuevo la retirada de estímulos para asegurar la recuperación.

Cualquier matiz inesperado que introduzca la Fed en sus mensajes podría alterar notablemente los mercados, confiados en las últimas semanas en la continuidad de las políticas monetarias ultraexpansivas. La mejor prueba es la caída que acumulan los intereses de la deuda. En Estados Unidos, con la inflación disparada al 5%, la rentabilidad del bono a diez años se ha replegado por debajo del +1,50%, en zona de mínimos de tres meses. En Europa las tasas negativas de interés en el bund alemán superan el -0,20%, y en España el bono a diez años se enfría al borde del +0,40%. La Fed deberá ‘validar’ a última hora de hoy este desplome en los intereses de la deuda.

La reciente tregua en los costes de financiación ha relajado las presiones sobre la renta variable, y Wall Street ha aprovechado este tiempo para apuntalar sus subidas, de manera especial en el tecnológico Nasdaq, el más afectado meses atrás por la escalada en los intereses de la deuda.

La Bolsa española se esfuerza en reanudar las subidas en una jornada que finalizará en Europa sin conocer aún las referencias más esperadas del día, las procedentes de la Reserva Federal. Será mañana cuando los inversores tengan la opción de ajustar sus carteras en función de las novedades monetarias de EEUU. Hasta entonces, el Ibex se encuentra con el empujón que recibe de las empresas de renovables tras la la opa a Solarpack. Después del intento fallido de ayer de cerrar por primera vez en 16 meses por encima de los 9.300 puntos, el Ibex vuelve a acercarse hoy a este nivel.

El protagonismo de la jornada, y las mayores subidas, recaen en las empresas de renovables. La opa lanzada por el fondo sueco EQT sobre Solarpack incluye una prima nada menos que del 45% respecto al cierre de ayer. La oleada alcista en Solarpack, similar al 45% de prima, se extiende de forma más moderada a otras empresas del sector duramente castigadas desde el inicio del año, como Soltec, Grenergy y Audax, y el impulso alcista se deja notar incluso entre integrantes del Ibex como Solaria, Siemens Gamesa y Acciona.

El Ibex recibe el viento a favor de las empresas de renovables, y la tregua mayoritaria en el resto de sectores. Bancos y utilities, dos de los más sensibles a las novedades que aporte hoy la Fed, cotizan sin un rumbo claro. Valores como Red Eléctrica y Enagás se limitan a consolidar los avances logrados ayer, y entre los bancos, Santnader y BBVA cotizan por momentos con rumbos dispares.

El resto de Bolsas europeas aguarda las novedades procedentes de la Fed sin apenas cambios respecto a los niveles récord alcanzados en las últimas sesiones en índices como el paneuropeo Stoxx 600 y el Dax alemán. Al frente de las subidas hoy sobresale el Ftse británico, reforzado por el impulso derivado de los nuevos máximos del petróleo.

Las referencias procedentes de EEUU condicionan la jornada, incluso a nivel empresarial. El gigante alemán del software SAP reacciona en Bolsa con descensos a la frialdad generada por las previsiones de negocio de su rival estadounidense Oracle. Sin abandonar el sector tecnológico, pero con un signo más alcista en Bolsa, destaca la evolución de Worldline. La antigua Atos celebra su inclusión en la lista de los valores favoritos de Goldman Sachs.

Las empresas ligadas al crudo y a las materias primas animan al Ftse británico en una jornada en al que el precio del petróleo renueva sus máximos. El barril de Brent supera los 74 dólares, y el barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, los 72 dólares, un nivel inédito desde 2018. El descenso en los inventarios de crudo en EEUU eleva las presiones procedentes del aumento esperado en la demanda de crudo.

Las subidas del petróleo no son extensibles en el mercado de commodities al oro. El metal precioso se atasca cerca de los 1.860 dólares, al igual que sucede con el bitcoin, bloqueado cerca de la barrera de los 40.000 dólares.

Los ajustes de carteras son reducidos igualmente en el mercado de divisas, a la espera de las novedades que aporte esta tarde la Reserva Federal. El euro repite en 1,21 dólares, y la libra en 1,41 dólares.


Fuente: Expansión.