Meliá, Barceló, NH y RIU fían el verano a acelerar la vacunación.

Las grandes cadenas, con cerca del 65% de las plantillas en ERTE, avisan de la escasez de reservas para Semana Santa pero confían en intensificar la demanda de cara al verano.

Tras cerrar el peor año de su historia por el Covid, las hoteleras se enfrentan a 2021 con unas perspectivas poco halagüeñas de cara a Semana Santa por las escasas reservas y la nula visibilidad respecto a los próximos meses. Pero las grandes cadenas no pierden la esperanza y confían en reactivar la demanda si se acelera el proceso de vacunación, lo que permitiría cerrar una temporada de verano, al menos, mejor que la de 2020.

El gasto turístico se desplomó un 78% en 2020, hasta los 19.739 millones, tras caer el número de visitantes internacionales hasta 19 millones, frente a los 83,5 millones de 2019. Solo 7.684 hoteles lograron terminar 2020 con sus puertas abiertas en España, lo que supone casi 5.000 hoteles menos que un año antes, un goteo de cierres que se ha intensificado ante las nuevas oleadas.

Pese a esta situación de partida, España sigue liderando el ránking de destinos preferidos para viajar. Según la empresa de marketing digital Sojern España es el país europeo donde más reservas de vuelos se han realizado para los meses de junio, julio y agosto, con un 46,4% del total, por delante de Grecia (14,3%) y Portugal (12,8%).

En este contexto, el clamor de empresas como Meliá, Barceló, NH, RIU y Vincci pasa por acelerar el proceso de vacunación y poner sobre la mesa ayudas directas. «Sería inexplicable que destinos competidores como Turquía o Grecia nos adelanten en las preferencias de los turistas europeos, por haber hecho mejor sus deberes en la administración de vacunas, cuando España es reconocida como el país más competitivo, en términos turísticos, del mundo», explica Meliá.

NH advierte de que el sector no puede limitarse a replicar el modelo de 2019. Para la cadena «el rigor y el enorme sacrificio» realizado por las hoteleras en 2020 no garantiza su viabilidad a largo plazo e insta a poner en marcha un plan nacional de fomento del turismo. Según NH es la ocasión de modernizar el actual modelo, centrado exclusivamente en volumen, y atraer a turistas de más gasto. Para ello las hoteleras han presentado una serie de iniciativas para lograr destinar una parte importante de los fondos europeos Next Generation a la recuperación y la transformación del sector.

Desde Barceló añaden que para reactivar la demanda, sería conveniente crear un programa de bonos turísticos y un pasaporte sanitario digital para garantizar una movilidad y turismo seguros. «Es necesario estimular la demanda con medidas concretas para cuando una parte significativa de la población esté vacunada e inmunizada y con ganas de volver a viajar». Vincci, por su parte, pide ayudas dirigidas a incentivar el consumo como, por ejemplo, bajar el IVA, diferir impuestos o ayudas en el pago de préstamos.

Hasta ahora, para aguantar el temporal las grandes cadenas han optado por ampliar hasta verano los ERTE y, de momento, solo NH ha comunicado a los trabajadores de los servicios centrales su intención de aplicar despidos colectivos. Según los datos de enero del Ministerio de Seguridad Social 112.980 personas del sector de establecimientos alojativos están en ERTE. En concreto, Barceló, Meliá, NH y RIU tiene a casi 11.400 de sus 17.800 trabajadores en ERTE de suspensión.

NH: «La recuperación podría empezar a partir de verano»

NH, que acumula pérdidas por 295 millones hasta septiembre de 2020 -últimos datos facilitados-, cuenta con más de 360 hoteles en el mundo, 99 de ellos en España. Pese a que llegó a tener abiertos cerca de 300 hoteles en septiembre, en el último trimestre de 2020 cerró un centenar, con una ocupación en los operativos del 20%.

Desde NH advierten de la necesidad de poner en marcha un plan de fomento al turismo. La cadena explica que la recuperación podría empezar a partir del verano -a medida que los efectos de la vacuna se consoliden- gracias a los viajes de proximidad y nacionales. «Los desplazamientos de extranjeros, viajes en transporte compartido y de negocio serían las siguientes etapas de esa recuperación. Esta fase podría acelerarse, porque hay una importante demanda larvada», añaden.

Barceló: «Es necesario estimular la demanda»

El Covid ha trastocado los planes de Barceló, que preveía en 2020 más de 400 millones de ebitda y ganar más de 200 millones. «Con la llegada de la pandemia las previsiones se convirtieron en papel mojado y cerramos el año en pérdidas, con los peores resultados de nuestra historia», reconocen.

Con 262 hoteles en el mundo, mantiene abiertos 205. En España tiene operativos la mitad de sus 64 hoteles y abrirá el 26 de febrero el hotel Emperatriz en Madrid. Aunque confían en que será un verano mejor que 2020, avisan de que la evolución dependerá del proceso de vacunación en España y en los principales mercados emisores y, añaden, es «necesario estimular la demanda». Ahora la poca que existe «se concentra en el muy corto plazo o ya partir del final de verano y principios de otoño».

Meliá: «En Semana Santa el mercado doméstico volverá a viajar»

El Covid ha abocado a Meliá a pérdidas récord, con unos números rojos de 469 millones hasta septiembre de 2020 (últimos datos publicados).

Con 330 hoteles operativos, Meliá mantiene abiertos actualmente 134 hoteles. En España cuenta con 140 establecimientos, 33 de los cuales están abiertos. Desde la compañía explican que la ocupación media ha caído en 2020 del orden del 45 o 50% respecto a 2019, considerando los hoteles abiertos, que fueron solo una parte del total.

La cadena estima que si somos capaces de «mantener a raya los contagios», en Semana Santa el mercado doméstico volverá a viajar paulatinamente, muy por debajo de 2019, pero mejorando respecto a 2020. En cuanto al verano, recuerdan que la recuperación dependerá de una mejora en el control de la pandemia y de la evolución del proceso de vacunación, lo que permitiría activar la demanda doméstica, y posiblemente, de la puesta en marcha de «corredores turísticos seguros» que permitan canalizar una parte de la demanda de países como el Reino Unido.

«Si la vacunación funciona, esperamos no sólo unos meses de julio y agosto mejores que los de 2020, sino que tendríamos una temporada vacacional más larga que en 2020, puesto que los vuelos internacionales se reactivarían y podríamos mantener los hoteles de temporada hasta el mes de octubre», añaden.

Meliá recuerda que, además de acelerar el proceso de vacunación, el sector está «pidiendo a gritos» ayudas directas.

RIU: «El mercado funciona con una anticipación mínima»

RIU tiene la mitad de sus cien hoteles abiertos. En España, con 28 hoteles, ocho están operativos. La compañía explica que mercados emisores como Alemania y Reino Unido funcionaron bien en las islas y costas españolas hasta que aumentaron las restricciones, aunque el destino más estable ha sido México gracias al mercado interno y a las llegadas desde EEUU. Con todo las ventas de la compañía se desplomaron un 60%, hasta 826 millones.

Desde la cadena reconocen que la caída de los precios ha sido drástica en todos los destinos. «Sabemos que la demanda existe y ha quedado demostrado cada vez que se han levantado las restricciones. Pero ahora mismo dependemos de la vacunación tanto en nuestro país como en nuestros mercados emisores, así como del control de la transmisión y número de casos», aclaran. De cara a Semana Santa o verano RIU avisa de que, de momento, está todo parado y el mercado funciona más que nunca con una anticipación mínima .

Vincci: «Tenemos que ser ágiles en la toma de decisiones»

Con 37 hoteles en el mundo, Vincci tiene 16 abiertos. En España cuenta con 29 hoteles, doce de los cuales están operativos. La cadena explica que por ahora viajes corporativos es el segmento más estable, reuniendo los desplazamientos indispensables para mantener la actividad empresarial y reservando al mercado local las estancias de fin de semana, ya que los viajes de ocio se han visto afectados por las restricciones puntuales que se han ido sucediendo.

En cuanto a las previsiones, con las actuales limitaciones de movimientos internacionales, en Semana Santa «el turismo que haya, de haberlo, será a nivel nacional». De cara al verano aspiran a que «al menos se comporte de forma similar a la del año pasado».

Desde Vincci reconocen que las expectativas «no son demasiado esperanzadoras». «Estamos en unos momentos de incertidumbre. Es por ello que desde hace ya meses, tenemos que ser muy ágiles a la hora de la toma de decisiones porque todo cambia casi de forma inmediata», aseguran.

B&B:»Confiamos en el turismo nacional para Semana Santa»

En España B&B tiene 36 hoteles y, salvo tres excepciones puntuales (un hotel en obras y dos temporalmente cerrados) todos están abiertos. El grupo dispone de más de 500 hoteles en 12 países.

Durante el pasado año B&B logró mantener una ocupación total del 43% en España, superior a la media del mercado, y moderó la caída del Revpar (ingresos medios por habitación disponible). Desde la cadena explican que los hoteles que han resistido mejor han sido los de ciudades secundarias y algunos hoteles boutique como el B&B Puerta del Sol o B&B Fuencarral 52.

«Con la incertidumbre de la pandemia, prevemos que la mayoría de las reservas se realizarán con muy poca antelación. En cualquier caso, confiamos en que los viajeros apuesten por el turismo nacional en Semana Santa», añaden.

Pese al Covid, la cadena mantiene su plan de aperturas de nuevos establecimientos. «Nuestra previsión para 2021 es abrir siete en España y cinco en Portugal hasta sumar 52 en la Península Ibérica».


Fuente: Expansión.